Facebook
Twitter
Youtube
Flickr
Linkedin
Instagram
SoundCloud
Newsletter
Contacto
Inicio / Ejercicio / Deportes / Fútbol para el paciente cardiovascular

El fútbol es uno de los deportes que pueden considerarse de riesgo para los pacientes cardiópatas. Existen varias circunstancias que pueden incrementar la intensidad de las respuestas cardiovasculares durante su práctica. La carrera de velocidad, la necesidad de subir a atacar y bajar a defender, el contacto con los rivales, y la necesidad de controlar el balón durante la carrera aumentando el esfuerzo de coordinación muscular, hacen que este deporte tenga que tomarse con precaución para todos aquellos que han sufrido alguna patología de su sistema cardiovascular. El médico debe valorar la situación individual del deportista antes de recomendar su práctica. Toma en cuenta lo siguiente:

  • La frecuencia cardiaca media de los jugadores de fútbol puede ser superior a 140 ppm, con picos de 170-190 ppm, según el puesto de cada jugador.
  • De forma similar, la respuesta de la presión arterial es variable, existiendo picos que podrían suponer un riesgo debido al componente isométrico (de tensión muscular mantenida) que eleva especialmente la presión arterial (tanto la sistólica o máxima como la diastólica o mínima).
  • Aunque existan distintas modalidades de fútbol, como el fútbol-7 o el fútbol sala, en cualquiera de los casos los requerimientos energéticos y las exigencias cardiovasculares suelen ser elevadas, no siendo aconsejable su práctica para los pacientes cardiovasculares, salvo si su médico decide aprobarlo en base a la ausencia de secuelas y ante una funcionalidad cardiovascular prácticamente normal.
     

Prepárate antes de jugar

Si el médico aconseja la práctica es recomendable hacer un buen calentamiento antes de iniciarse en el deporte. El calentamiento no sólo previene lesiones, sino que ayuda a disfrutar más del deporte.

Pauta de entrenamiento

Como la mayoría de los deportes debe hacerse de forma progresiva y escuchando las señales del cuerpo. Evitar llegar al agotamiento y disfrutarlo es lo importante.

Consejos

  • Evita la práctica del fútbol dadas las elevadas exigencias cardiovasculares de este deporte.
  • Si quieres jugar al balón con tus amigos o hijos, en ningún caso juegues compitiendo, ni tan si quiera de forma teóricamente amistosa.
  • Cualquier persona que desee comenzar a practicar el fútbol debería ponerse en manos de especialistas que le hagan un reconocimiento médico-deportivo específico según su nivel de riesgo.
  • Nunca olvides que para practicar el fútbol, como cualquier otro deporte, debes tomar las medidas preventivas esenciales como no jugar en ayunas, utilizar materiales adecuados y protecciones (espinilleras, etc.), mantenerte bien hidratado y finalizar siempre con un periodo progresivo de vuelta a la calma.

El fútbol y el control de los factores de riesgo

  • En el caso de los hipertensos, las anteriormente citadas elevaciones de la presión arterial pueden ser un riesgo.
  • Los pacientes obesos o con sobrepeso se añade al riesgo cardiovascular el riesgo músculo-esquelético, ya que la falta de acondicionamiento físico puede hacer que se produzcan lesiones articulares, tendinosas o musculares, que a largo plazo dificulten aún más la adquisición de hábitos de vida más activos y saludables.
  • En el caso de los diabéticos, la excitación nerviosa (con mayor secreción de adrenalina, por ejemplo), así como metabólica, puede aumentar el riesgo de desequilibrios en los niveles de glucosa en sangre, sobre todo en aquellos pacientes que no se encuentren en un buen estado de forma física (especialmente en el caso de los diabéticos adultos tipo 2).

Muerte súbita en el fútbol

Otro aspecto a destacar en cuanto a la relación entre este deporte y la salud cardiovascular, es el elevado porcentaje de muerte súbita en deportistas jóvenes que se produce en el fútbol. En Italia es del 50%, mientras que en España son el ciclismo y el fútbol los de mayor riesgo de muerte súbita.

En estos casos, la principal causa de muerte es la miocardiopatía hipertrófica, una patología de base genética, para cuya prevención se hace preciso realizar un screening adecuadamente sistematizado, incluyendo un estudio electrocardiográfico en reposo como primera evaluación del estado de salud cardiovascular de los deportistas.


 

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.

Nuestros expertos responden tus dudas

Ebook pregunta al experto

Date de alta a la newsletter de la Fundación Española del Corazón y recibe un ejemplar gratuito del e-book “Pregunta al experto“

Respetamos tu privacidad y no compartiremos tus datos.
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner